07 octubre, 2015

TPP: ¡Esta historia continuará!

Frases como “El TPP es un acuerdo de vanguardia con el que nuestro país fortalecerá su integración comercial con el mundo”, están siendo pronunciadas por varias personalidades políticas y empresariales de los 12 países implicados en la negociación de este acuerdo que finalizó el lunes pasado. Sin embargo, estas frases no le dicen nada a los 800 millones de personas sobre quienes regirá, simplemente porque nadie lo conoce.

El Acuerdo de Asociación Transpacífica (Transpacific Partnership Agreement,TPP) ha sido negociado durante 8 años en secreto. Lo que sabemos de él ha sido posible a través de las filtraciones de unos tres capítulos de un total de 30!

Y, a pesar de haberse acordado, aún deberemos esperar al menos un mes más para conocer el texto completo.
________________________

Desde que manifestamos nuestros temores por los impactos que podría tener este acuerdo sobre los consumidores, nada nos ha tranquilizado.

Nuestras preocupaciones centrales han sido las siguientes:

Patentes farmacéuticas: Un artículo del Tratado le daría a un producto farmacéutico hasta 12 años de exclusividad en el mercado. Esto significa que los medicamentos genéricos (más baratos) no estarían disponibles por un largo tiempo para los consumidores y aquellos disponibles serían cada vez más caros.

Lo anterior afectará negativamente el acceso a la salud de millones de personas.

La protección de datos de prueba de los medicamentos biológicos, iría de 5 a 8 años, impidiendo durante este período la producción de genéricos de este tipo de fármaco de alto costo (desde vacunas a remedios contra ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades complejas).

Sistema de arbitraje Inversor-Estado (ISDS): Bajo las normas estatales de solución de controversias sobre inversión propuestas por el TPP, las grandes empresas podrán demandar a los estados ante un tribunal comercial internacional, por introducir nuevas leyes como, por ejemplo, leyes de protección al consumidor (incluidas nuevas normativas sobre etiquetados de alimentos y bebidas, servicios financieros y otras eventuales medidas a favor de los consumidores), que dañen sus negocios.

Ampliación de los plazos del copyright vs. acceso al conocimiento: No sabemos cuál es la decisión que finalmente tomó el TPP, pero las filtraciones hablaron de entre 70 a más de 100 años de restricción a las obras antes de que pasen a dominio público.

Al mismo tiempo, el TPP limitaría el ‘Uso Justo’ para hacer aún más restrictivos los derechos de autor en la innovación creativa. Esto significa que las mezclas de material de cualquier naturaleza (desde música a textos) con derechos de autor, podría convertirse en ilegal, incluso si se hace sin objetivos comerciales. Apoyamos los derechos de autor, pero de manera balanceada, de tal manera de permitir el acceso y la innovación de parte de consumidores y usuarios.

Rol de los Proveedores de Internet: Con el TPP las compañías proveedoras de contenido para Internet podrían hacer de policías y jueces cibernéticos debido a que el tratado plantearía que sean ellos los responsables de bajar páginas y sitios por infracciones a los derechos de autor, sin orden judicial.

No están claras las disposiciones penales, pues EE.UU. quería que éstas se aplicaran incluso a personas infractoras de los derechos de autor sin fines comerciales. Si esto se acepta, las penas se aplicarán inclusive contra usuarios que no busquen beneficios económicos al compartir obras protegidas, lo que podría llevar al abuso.

Elusión de gestión de derechos digitales (DRM): Aunque el texto ahora permitiría excepciones a la disposición que prohíbe la elusión de DRM, sugiere que estas excepciones deben limitarse a casos muy específicos. Desconocemos cómo ha concluido esta negociación.

Periodismo de denuncia e investigación: Como se sabe, la lucha por los derechos de los consumidores tiene un fuerte aliado en el periodismo de investigación y en programas periodísticos de denuncia acerca de los abusos que los consumidores enfrentan. Nos preocupa por ello un artículo del capítulo sobre Propiedad Intelectual del TPP que tipificaría como delito el acceso o la divulgación de lo que califica como ‘secreto comercial’ usando un computador. Si bien esto puede parecer una cláusula para salvaguardar a las empresas del ‘ciberespionaje’, no hay excepciones de interés público (como, por ejemplo, para el periodismo de denuncia y/o de investigación).

Esto significa que un periodista que descubre o publica un llamado ‘secreto comercial’ (por ejemplo, que un determinado producto puede causar cáncer) puede ser procesado por violar la ley.

Ratificación del TPP: Sigue vigente el mecanismo mediante el cual Estados Unidos retiene el paso final necesario para que los tratados comerciales entren en vigor. Y esto ocurre hasta que la otra parte ha cambiado sus leyes y reglamentos nacionales pertinentes para satisfacer las expectativas de ese país bajo el acuerdo.

Se trata en efecto de una acción de certificación que nos preocupa, pues habría una intromisión en el ordenamiento jurídico nacional de los países, lo que podría llevar a actuar en contra de los intereses de los consumidores.

De hecho, una de las grandes preguntas que surge al término de la fase negociadora del TPP es cómo ha sido posible llegar a este tipo de acuerdo en que gobiernos de 12 países legitimen un tratado secreto, que excluye del debate no sólo a las autoridades políticas de los países, sino a las personas comunes que son quienes experimentarán sus mayores impactos.

Por ahora tendremos que esperar la liberación de los capítulos del TPP para saber si nuestros temores han estado cerca de la realidad o no; entretanto, se ha abierto un nuevo capítulo que tendrá a los escenarios nacionales y sus Parlamentos en el centro de la atención y la acción.  Esta historia continuará.

Lea Declaración de CI-América Latina por el TPP